Press "Enter" to skip to content

Santuario—poniendo en acción nuestros valores

Robert Perretz-Rosales

El 29 de Agosto de este año, el Templo Judio Beth Hatfiloh en el centro de Olympia anunció su decisión de convertirse en un sitio de santuario. Hablando a la congregación y miembros de la comunidad, el Rabino Seth Goldstein dijo, “desde barreras para inmigración a ordenanzas para separar a familias, nosotros como judios….demandamos una realidad diferente..nos comprometemos a ofrecer un sitio de santuario en el nombre de apoyo e intercesión, para apoyar a todos los miembros de nuestra comunidad.”

Steffani Powell, abogada de inmigración de nuestra comunidad y conocida activista en favor de los derechos de inmigrantes, vió la decisión del Templo como “una ofrenda a nuestra comunidad” y agregó “todos podemos unir nuestras manos en un circulo protector de aquellos más dañados por este gobierno y sus reglas.”

Un santuario es un lugar de refugio o protección. Santuario también significa un lugar sagrado. El gobierno federal considera iglesias, synagogas y mesquitas “sitios sensitivos” y por tanto no entrarían para arrestar a alguien. (“Sitio sensitivo”es una consideración practica, no legal, y podría ser suspendida en cualquier momento).

Uniéndose para crear un sanctuario en Olympia

En la primavera del 2017, siguiendo el liderazgo de nuestra ciudad y su compromiso de proteger todos sus miembros sin hacer ninguna diferencia basada en ciudadania, un grupo de congregaciónes se reunió a trabajar juntos para crear un espacio para santuario. El camino que recorrimos no fue fácil. Nuestras decisiónes no fueron hechas con ligereza. Nos llevó más de un año de reuniónes, preguntas y luchas. Asi como nuestro grupo aprendió de otros santuarios que ya existían y de grupos religiosos, esperamos que otros grupos puedan aprender de nuestra experiencia y como llegó a lograrse.

Representantes de varias organizaciónes religiosas nos reunimos durante las reuniónes de Strengthening Sanctuary, el grupo de protectores de los derechos de inmigrantes que se formó en 2016 cuando Olympia se declaró ciudad santuario. Acordamos que nuestra meta era proveer un sitio para santuario, pero cada congregación enfrentó diferentes obstáculos.

Ofrecer santuario es un compromiso significativo. Hubo consideraciónes practicas que llevó a varios participantes a concluir que no tenían la capacidad para ofrecer refugio a una persona por un periodo extenso de tiempo. Parte del problema fue que no había representantes ejecutivos de las congregaciónes tomando parte en estas discusiónes. Cada uno de nosotros tendría que volver a nuestra congregación para conseguir autorización. Aprendimos que el proceso era largo y arduo.

En el Verano de 2017 nos dimos cuenta que como grupo ya teníamos una agenda propia que necesitaba su propio tiempo y espacio, ademas de las reuniones generales del movimiento de Santuario. Asi es que comenzamos a reunirnos en el Templo Beth Hatfiloh con el nombre: Red de Organizaciónes Religiósas del Gran South Sound para el Apoyo de Inmigrantes y Refugiados. Cada miembro de esta red se comprometió a trabajar con su propia organización de fe para consolidar apoyo para este grupo que había elegido crear un santuario, pero la mayoría dudaba que su congregación pudiera erigirse en lider de la initiativa.

Obstáculos a lo largo del camino

Algunas congregaciónes ya estaban realizando otros trabajos muy importantes en nuestra comunidad: refugios para gente sin hogar, proveyendo espacio para que otros grupos puedan reunirse, levantando fondos para ayudar a otros miembros de la comunidad, y ofreciendo una guarderia para niños. Otras consideraciónes muy importantes fueron: pondríamos poner a nuestra propia organización religiosa en algun riesgo? Habría consecuencias legales o económicas de nuestras acciónes?

Nuestro grupo continuó reuniendose, creando estratégias y aprendiendo más. Contactamos otros grupos en nuestra localidad y a nivel nacional; Miguel Ramos del Consejo de Iglesias de la Gran Area de Seattle ha trabajado para proteger miembros de nuestras comunidades que son inmigrantes desde los 1980. El vino a hablar con nosotros y nos inspiró. Miguel nos aconsejó tener paciencia, tomar el tiempo que lleve y no apresurarnos. Estos consejos fueron muy útiles a medida que continuabamos nuestro trabajo. Creamos una relación con T’ruah, una organización de rabinos dedicada a derechos humanos, para que nos sirvieran de guía. Consultamos con Church World Services (Servicios de Iglesias para el Mundo entero) y aprendimos historias en el Internet que nos inspiraron, de otras congregaciónes que habían tomado la decisión de erigirse como santuarios.

Para el otoño del 2018 el Templo Beth Hatfiloh se vio como la posibilidad más cercana. Dentro de nuestro Templo, a pesar de nuestras dudas, como comunidad, nos identificamos con la situación actual de refugiados e inmigrantes. Nuestra historia está repleta de experiencias siendo rechazados, tratados como infames extraños; y recordamos muy bien todos aquellos que tomaron grandes riesgos para protegernos a nosotros. Algunos de nuestros propios miembros hoy tienen familia que fueron protegidos de persecución y muerte durante la Segunda Guerra Mundial. Estos imperativos morales han tenido más fuerza y poder que nuestras dudas.

El proceso fue lento pero seguro. Mientras las reuniones con los otros grupos religiosos continuaron, nosotros en el Templo respondiamos a los cuestionamientos de los miembros de nuestra congregación, como riesgos a nuestra seguridad física, posible respuestas negativas de la comunidad en general, costo de seguros necesarios, espacio y costos legales. Desarrollamos una propuesta, la presentamos a nuestra congregación para consideración, y luego integramos las respuestas a las preocupaciónes de nuestros miembros, trabajando con nuestro Rabino y Comisión Directiva. Despues de mucho ir y venir y un dedicado ejercicio de paciencia, la Comisión Directiva de nuestro Templo aprobó la propuesta y Templo Beth Hatfiloh se volvió Santuario.

Los beneficios de un proceso tan arduo y lento es que estamos mucho mejor preparados que al comienzo. Hemos considerado tantas eventualidades, y toda nuestra organización ha participado tanto en el planeamiento como en las decisiónes. Muchas otras congregaciónes pasaron por un proceso similar y han firmado cartas de acuerdo que son un compromiso a apoyarnos. Santuario necesita la participación de una gran parte de la comunidad, entonces pedimos a miembros de la comunidad que no son parte de una organización religiosa que nos apoyen en su propia manera. Miembros del grupo Strengthening Sanctuary y otros grupos en nuestra comunidad se han ofrecido para participar y proveer lo que puedan necesitar las personas que sean nuestros huespedes bajo proteccion.

Poniendo en acción nuestros valores

En su naturaleza publica, Santuario es un acto de desafío a reglas de gobierno inhumanas. Hay precedentes local y nacional para nuestras acciónes. En los 80, durante la Guerra Civil en El Salvador, la iglesia católica Saint Michael’s de Olympia brindó santuario a una familia buscando asilo político. Un padre y sus tres hijos fueron protegidos por tres años hasta que encontraron un lugar permanente en Canada.

Bob Zeigler era miembro de esa iglesia y tuvo un rol muy activo apoyando a esa familia. Ahora, Bob, como miembro de la Red de Organisaciónes Religiosas y Strengthening Sanctuary, nos ayuda a comprender la continuidad entre las luchas de los 80 y las acciónes que tomamos hoy. En el proceso de proteger a una familia su congregación definio y gano un sentido de identidad y foco mucho más fuerte como comunidad. Nosotros creemos que nuestras acciónes generaran ese mismo sentido de una comunidad que está viviendo de acuerdo a sus valores y poniendolos en acción.

El proximo paso en este trabajo es hacerle saber a la comunidad en general que un Santuario está abierto si alguien lo necesita. Sabemos que entrar un Santuario no es fácil. Hay razones por las que 1,100 santuarios a lo largo del pais tienen hoy, solo 37 personas alojadas. Es un sacrificio enorme someterse a una vida que en realidad es una forma de arresto domiciliario por lo que puede ser meses o años.

Santuario en un acto público de desafío, un voto de confianza, y un último recurso para prevenir deportación cuando todos los otros opciónes han fallado. Pero, para evitar separación de la familia o protegerse del peligro de regresar al pais de origen, algunas personas eligen protección de un santuario y el apoyo de la comunidad que lo ofrece. Cuando una de esas personas aparezca, estaremos preparados.

Declaración de la Red de Organizaciónes Religiosas del Gran South Sound para el Apoyo de Inmigrantes y Refugiados.

Como comunidades de fe tenemos el compromiso de protejer personas acosadas por odio, violencia, persecución, prejuicio y temor. En acuerdo con este principio, nos eregimos en solidaridad con nuestros hermanos y hermanas inmigrantes y sus familias, y nos identificamos bajo el nombre Red de Organizaciónes Religiosas del Gran South Sound para el Apoyo de Inmigrantes y Refugiados.

Estamos dedicados a la salvaguarda y bienestar de todos, sin consideración de estado inmigratorio. Entendemos la necesidad de santuario por corto o largo plazo para personas enfrentadas con la posibilidad de ser separados de su familia o deportadas, y nos comprometemos a traves de este documento, a apoyar a cual sea la organización de fe que pueda proveer un sitio de santuario a inmigrantes o refugiados que lo necesiten.

Comprometemos nuestro esfuerzo para proveer servicios que sean necesarios, incluyendo asistencia financiera a dicha comunidad de fe que provea santuario. Nos comprometemos a crear un sistema de comunicación que nos permita responder a solicitudes de apoyo con prontitud.

Nos comprometemos a respetar el hecho de que cada comunidad de fe establece sus propias reglas y proceso para decidir a quien extender protección de santuario.

Acordamos ademas que cualquier amenaza o ataque en contra de una de nuestras congregaciónes brindando santuario es un ataque contra todos los miembros de esta Red, y si fuese necesario, todos responderemos juntos a dicho ataque.

Tenemos la certeza que proveer apoyo a personas en santuario no es un acto de caridad. Es una asociación igualitaria actuando en solidaridad. Tendremos siempre presente nuestra convicción que crear santuario es una initiativa que logramos no para miembros de nuestra comunidad pero con ellos.

Invitamos el apoyo de la comunidad del gran South Sound para realizar estos esfuerzos como también la asistencia de otras organizaciónes e individuos.

Firman esta declaracion:

la lista de signatorios esta impresa arriba.

Para mas información favor de contactar: Robert Perretz-Rosales: april91977@hotmail.com

Informacion acerca de esta Red esta contenida en la pagina Web de Interfaith Works: http://interfaith-works.org/social-justice/immigration-and-refugee-support/

Robert Perretz-Rosales vive en Olympia desde hace 40 años. Es miembro de Strengthening Sanctuary y Templo Beth Hatfiloh.

 

Next:
Following the shock of the November 2016 presidential election, immigrant…