Press "Enter" to skip to content

Política de Personas Con Respecto al COVID–19

El brote de coronavirus ha llegado y golpea el condado de Thurston. Miles de residentes del condado corren el riesgo de contraer la enfermedad y sufrir las consecuencias económicas de su rápida propagación.

Muchos residentes locales no tienen la opción de trabajar desde casa. Los empleados de servicios, minoristas, de restaurantes, los trabajadores circunstanciales, los empleados en la industria del entretenimiento y de las las pequeñas empresas, y muchos otros, pueden perder sus empleos e ingresos en medio de esta crisis. Con la pérdida de empleos y los recortes de horas de trabajo, podemos esperar una inestabilidad económica significativa, desde desalojos y ejecuciones hipotecarias hasta una grave falta de cuidado infantil y carestía de alimentos asequibles y saludables para las familias. Además, como lo indica el último censo de Point–In–Time, muchos de nuestros vecinos viven afuera sin acceso a baños ni agua corriente para lavarse las manos.

Instamos al Condado de Thurston, a los gobiernos municipales de Olympia, Lacey, Yelm, Tumwater, Tenino, Rainier y Bucoda, al Puerto de Olympia, al Estado de Washington y cualquier otra agencia gubernamental o distrito escolar en el Condado de Thurston a que garanticen la seguridad y el bienestar de sus residentes cumpliendo las siguientes demandas:

Derecho a quedarse (refugio en el lugar)

Activar moratorias de emergencia para pagos de hipotecas y alquileres, ejecuciones hipotecarias, desalojos, terminaciones de arrendamiento y recargos por mora, tanto para inquilinos o propiedades residenciales como comerciales. Cualquier aumento en la inestabilidad de la vivienda y la falta de vivienda exacerbará en gran medida el impacto del COVID–19.

Cancelar la suspensión de servicios públicos. Los hogares deben tener agua corriente, alcantarillado, triturador de basura, calefacción, electricidad e internet. Se debe mantener una moratoria sobre los cortes de servicios públicos durante toda la crisis.

Inmediatamente cesar todos los desplazamientos de personas sin hogar. Suspender las ordenanzas que desplacen y / o castiguen a las personas sin hogar que viven en espacios públicos, incluidas las prohibiciones públicas de acampar, sin reglas de sentarse / acostarse o restricciones de estacionamiento dirigidas en contra de RV u otros habitantes de vehículos.

Asegurar saneamiento público para todos. Por cada baño público perdido debido al cierre de edificios públicos, bibliotecas, o proveedores de servicios, se debe abrir un número equivalente de baños temporales. Los baños públicos deben estar abiertos las 24 horas, los 7 días de la semana. Los campamentos para personas sin hogar deben contar con servicios de baño y saneamiento, como estaciones de lavado de manos.

Viviendas de emergencia y centros de recursos

Rehabilitar los edificios y escuelas gubernamentales subutilizados para utilizarlos como viviendas de emergencia, centros de cuidado infantil y sitios de distribución. Establecer asociaciones con bancos de alimentos regionales y tiendas de abarrotes para proporcionar centros de distribución de alimentos, servicios sanitarios y de suministro de supervivencia en estos sitios, y servicios de entrega. El acceso a estos recursos no debe estar restringido por nivel de ingresos, residencia o ciudadanía.

Establecer contratos con moteles, anfitriones de Airbnb, y socios del gobierno regional para alojar familias sin hogar, personas sin hogar inmunocomprometidas, y personas sin refugio que necesiten auto-cuarentena mientras se recuperan de COVID–19. Si es necesario, emplear poderes de dominio eminente para asegurar la vivienda.

Proteger a los reclusos de la cárcel

Reducir inmediatamente las poblaciones de cárceles municipales y del condado. A excepción de los delitos más graves (asesinato, secuestro, violencia doméstica y violación). Las personas arrestadas, o siendo juzgadas, y los prisioneros en espera de juicio deben ser puestos en libertad bajo reconocimiento personal. Los presos con libertad de trabajo o con 90 días o menos restantes en su sentencia deben ser liberados.

Aquellos con más de 90 días restantes deben ser juzgados caso por caso en cuanto a si deben ser liberados o no.

La mejor calidad de atención médica debe extenderse a todos los reclusos restantes, incluida la atención preventiva con respecto al coronavirus.

Apoyo de ingresos de emergencia

Proporcionar estipendios semanales a los padres sin cuidado infantil. Incluso aquellos con beneficios de licencia por enfermedad pagados, puesto que muchos de estos padres no tendrán suficientes ingresos para mantener a sus familias.

Proporcionar ingresos a los trabajadores o dueños de negocios que han experimentado perdidas de horas o ingresos debido a COVID–19. Artistas, trabajadores creativos y trabajadores circunstanciales pueden tener dificultades para acceder a extensiones de beneficios de desempleo. Además, los residentes del condado que reciben beneficios de desempleo deben recibir ingresos suplementarios para garantizar que los trabajadores afectados reciban un salario digno.

Salud y bienestar

Aprovechar los recursos existentes para apoyar clínicas gratuitas y voluntarios médicos de alcance comunitario (enfermeras voluntarias, médicos y especialistas en primeros auxilios / cuidado de heridas). Fortalecer el intercambio de jeringas y los servicios de reducción de daños.

Aprovechar los recursos existentes para aumentar el acceso a servicios gratuitos de salud mental y de duelo, así como los servicios de línea directa.

Translated by Enrique Quintero

Encuentre la lista de firmantes en www.olywip.org.

Be First to Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Mission News Theme by Compete Themes.
Next:
Can we learn anything from a socialist country? When Bernie…