Press "Enter" to skip to content

Justicia y transparencia: Julian Assange, un mal ejemplo de periodismo?

Julián Assange es un personaje de su tiempo: concibe y practica su profesión el periodismo basandose en principios como la libertad de expresión e información, la transparencia del ejercicio del gobierno, y ademas utiliza los recursos tecnológicos que caracterizan a la revolución de las telecomunicaciones, revolución que ha transformado las formas de producir, intercambiar y gestionar la economía y la cultura planetaria.

De la información disponible en la Wikipedia, se desprende que, Assange fue investigador para que Suelette Dreyfus quien escribio el libro Underground, cuya primera edición en inglés se publicó en 1997. Como defensor de la transparencia en la información y del libertarismo mercantil, siempre fue promotor y desarrollador del software libre.

Es destacable recordar los galardones que le han sido otorgados:

En 2008, ganó el premio del Index on Censorship de la revista The Economist, y otros premios relacionados con los medios de comunicación. El 2009 Amnesty International UK Media Award (New Media), por exponer asesinatos extrajudiciales en Kenia distribuyendo y publicando la investigación de Kenya National Commission on Human Rights (KNCHR) Kenya: The Cry of Blood – Extra Judicial Killings and Disappearances.

Ha sido reconocido como periodista por el Centre for Investigative Journalism. Al aceptar el premio, Assange dijo, «Es reflejo del coraje y fortaleza de la sociedad civil de Kenia que esta injusticia fuera documentada».​ En 2010, fue galardonado con el Sam Adams Award, lectores de la revista TIME escogieron, con una encuesta, a Assange como vicecampeón de Person of the Year.

En abril de 2011 fue nombrado en la lista Time 100 de las personas más influyentes. Una encuesta informal a editores en Postmedia Network lo nombró el más relevante del año después que seis de 10 encuestados han sentido que Assange ha «afectado profundamente el cómo la información es vista y entregada».​ Le Monde, una de las cinco publicaciones que cooperaron con WikiLeaks para publicar el documento Leaks, lo nombró persona del año con 56 % de votos en su encuesta online.

parece que el gobierno de Correa no calculó bien los tiempos y la única salida honrosa que le quedó fue resistir la presión velada que hacían los EE. UU.

En febrero de 2011, Fue premiado con el Sydney Peace Foundation gold medal por la Fundación Paz Sydney de la University of Sydney por su «excepcional coraje e iniciativa en la búsqueda de los derechos humanos». Las cinco personas que han recibido el premio en los 14 años de historia de la Fundación han sido: Nelson Mandela; Tenzin Gyatso, 14º Dalái Lama; Daisaku Ikeda; y Assange. En junio de 2011, fue premiado con Martha Gellhorn Prize for Journalism. El premio es concedido anualmente a periodistas «cuyo trabajo ha penetrado en la versión de eventos establecidos y relatado una verdad impalpable que expone la propaganda establecida, o “mentiras oficiales”».

El jurado dijo, “WikiLeaks ha sido retratado como un fenómeno de la era de la información, lo cual es. Pero es mucho más. Su objetivo de justicia a través de la transparencia es el más antiguo y la mejor tradición del periodismo».​ En noviembre de

2011 recibió el premio 2011 Walkleys en la categoría “Most Outstanding Contribution to Journalism”. Los premios anuales Walkley premian la excelencia en el periodismo desde 1994 en los medios de comunicación australianos. Snorre Valen, un parlamentario noruego, lo nominó para el Premio Nobel de la Paz 2011.​

Por qué EE. UU. se querella y quiere capturar a Assange?

A partir de la Filtración de documentos diplomáticos de los Estados Unidos el 28 de noviembre de 2010, relacionados con el ataque aéreo en Bagdad del 12 de julio de 2007, con los Diarios de la Guerra de Afganistán y los Registros de la Guerra de Iraq; en las que se describen las violaciones al derecho internacional y los crímenes de guerra cometidos por los EE.UU. El Pentágono quiere extraditarle y encarcelarle, y tal como actúa con quienes considera sus enemigos, el gobierno de los EE.UU. ha implementado acciones mediáticas, diplomáticas y legales (Se conoce que hay una acusación fiscal secreta) para perseguirle y capturarle.

En esta misma dirección, políticos y personajes destacados, activan para silenciar a Wikileas y para desaparecer o encarcelar a Assange, veamos algunos ejemplos:

Sarah Palin: El 29 de noviembre de 2010, la ex gobernadora de Alaska y ex candidata a vicepresidenta por el Partido Republicano, pidió a través de su página en Facebook a la Administración Obama que capturara a Assange ya que debe tener la misma urgencia que perseguir a Al Qaeda y a los líderes talibán.

Bill O’Reilly: Periodista de FOX, el 30 de noviembre de 2010 pedío la ejecución de los miembros de WikiLeaks y de quienes filtran los documentos.

Tom Flanagan: El asesor del primer ministro del gobierno de Canadá, en una entrevista a la BBC dijo que Julian Assange debería ser asesinado. ​

Problemas con empresas de pago por internet: la compañía de pago por internet PayPal clausuró durante los últimos años varias veces cuentas de la organización que dirige Assange porque se estaban utilizando para una «actividad ilegal».​ Por otra parte, la Wau Holland Foundation, creada por un hacker alemán que envía a WikiLeaks abundantes donativos, ha recibido dos avisos oficiales de las autoridades germanas por falta de información contable. ​

En 2010, Donald Trump califico a Wikileaks de “vergonzosa” y expresó su deseo de aplicar la pena de muerte a diseminadores de documentos.

Que representa
Assange y Wikileaks?

A partir de sus principios y prácticas y de los enemigos que han acumulado, puede decirse Wikileaks y Assange constituyen una versión auténticamente democrática y liberal del periodismo y la comunicación que practica, a pie juntillas, la libertad de expresión y el derecho de la ciudadanía a conocer de forma transparente el accionar de los gobiernos y estados que pretenden controlar el mundo y los mercados.

Qué es lo relevante en la labor de Assange y Wikileaks (y otros)?:

Assange describe y permite comprender que lo que está reconfigurando el planeta es la disputa por los mercados y territorios, y que este fenómeno se concreta a través de dos estrategias contrapuestas: alianzas con las clases dominantes y gobernantes de los países amigos; y guerras de invasión a países ricos en recursos naturales estratégicos cuyos gobiernos no les son favorables; y además –aunque no siempre, como el caso de Venezuela- que estén politicamente ubicados cerca de sus potenciales competidores como China y Rusia.

Qué este tipo de invasiones contempla estrategias comunicacionales, militares y políticas: previas, durante y después del conflicto armado; dentro de los países víctimas y en el mundo entero. Y que una de las puntas de lanza de la estrategia comunicacional de las potencias invasoras, es la difusión masiva de supuestos valores liberales como la democracia, derechos humanos, etc. Además dan a conocer la casi certeza de que estos gobiernos “hostiles” traman crímenes de lesa humanidad en contra de su propia población, y que son un peligro para la seguridad y estabilidad de la región y de los EE. UU.

Wikileaks a través de sus investigaciones ha develado dos cosas esenciales: 1) que los EE UU y sus aliados, especialmente la OTAN, tergiversan deliberadamente la realidad y mienten al mundo sobre los motivos por los que emprenden las invasiones; 2) que en las invasiones se comenten crímenes de lesa humanidad en contra de la población civil. Tambien han desenmascarado a los ojos del mundo, principalmente de la población más informada, una de las caras más brutales de la globalización neoliberal. Nunca como ahora, ha quedado claro cual han sido, es y será el rol de las conquistas de territorios y la manera hacer “infinitas” las ganancias que reportan las inversiones para la guerra.

Han mostrado que en esta cruzada por llevar la democracia del dólar, los gobiernos de las potencias hegemónicas son subsidiarios de las grandes corporaciones y transnacionales que son las que cosechan las ganancias. Ha demostrado que la internet y las TIC (Tecnicas de Comunicación e Informacion), no sólo sirven para los negocios y la guerra, también son una arma poderosa –sub utilizada- en manos de sectores democráticos que luchan por la paz y la no intervención. El caso Assange y Wikileaks es emblemático y muestra claramente los límites de la libertad de expresión e información; esta libertad es tolerable hasta donde no afecte las estrategias de dominación y control territorial.

Qué papel ha jugado y juega el Ecuador

Resulta complejo desentrañar las motivaciones precisas del Gobierno del Ecuador para recibir a Julián Assange como refugiado en su Embajada del Reino Unido. La información pública, favorable o contraria, es más propagandística que veraz; sin embargo hago una aproximación basada en la política exterior y en la coyuntura política interna. Pudieran exhibirse tres razones:

Rafael Correa, presidente de El Ecuador y la corriente progresista del Gobierno, se alineaban con Rusia y China en la defensa del multilateralismo. Esto daba un indudable protagonismo regional al Presidente Rafael Correa, quien intentaba apuntalarse como líder sudamericano dentro de la corriente de gobiernos y movimientos denominados progresistas. Le permitía al presidente Correa reforzar su liderazgo excluyente al interior del movimiento político Alianza País, pues arrinconaba aún más a las corrientes de izquierda que le eran adversas, puesto que con esta audaz y valiente jugada diplomática mostraba que era capaz de enfrentarse al Imperio y a las fracciones de la derecha ecuatoriana que reventaron de vergüenza nacional cuando Correa concedió asilo diplomático a Assange.

En perspectiva, parece que el gobierno de Correa no calculó bien los tiempos y la única salida honrosa que le quedó fue resistir la presión velada que hacían los EE. UU. y sostener a Assange en la embajada. Correa sabía al final de su gobierno que era único papel que podía jugar, puesto que el destino de Assange está en las manos de los acuerdos entre los gobiernos del Reino Unido y los Estados Unidos. Un gobierno laborista encabezado por Jeremy Corbyn podría significar un giro favorable a la justicia, es decir a Assange.

Es bastante claro que actual presidente de El Ecuador Lenin Moreno, está empeñado en echar a Assange de la embajada y entregarlo a los EE. UU; como no dispone ni de la firmeza (lo demostró cuando su canciller María Fernanda Espinoza le otorgó a Assange la nacionalidad ecuatoriana) ni del liderazgo que tenía Correa, está buscando el momento y argumentos de todo tipo para cumplir con esta tarea que le ha sido encomendada y que gustosamente quiere cumplir.

Esaud Osejo is an Architect who lives in Quito, Ecuador.

 

Be First to Comment

Leave a Reply

Next:
Julian Assange is a character of his time. He conceives…